Un corazón nuevo

El corazón es el centro de la vida. Es dentro de este órgano interno creado de manera única que tenemos vida física. Sin él, la vida no es posible. El corazón es también el centro de la vida espiritual. Proverbios nos dice que debemos guardar nuestro corazón por de él manan la vida física y la espiritual. Nuestro corazón determina nuestras acciones y refleja si Cristo es el centro de nuestras vidas o no lo es. Por eso es importante que le pidamos a Dios que renueve nuestros corazones continuamente.

Dios transforma vidas

Col 3.1-17
Ya que han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios. Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra, pues ustedes han muerto y su vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, que es la vida de ustedes, se manifieste, entonces también ustedes serán manifestados con él en gloria.

Por tanto, hagan morir todo lo que es propio de la naturaleza terrenal: inmoralidad sexual, impureza, bajas pasiones, malos deseos y avaricia, la cual es idolatría. Por estas cosas viene el castigo de Dios. Ustedes las practicaron en otro tiempo, cuando vivían en ellas. Pero ahora abandonen también todo esto: enojo, ira, malicia, calumnia y lenguaje obsceno. Dejen de mentirse unos a otros, ahora que se han quitado el ropaje de la vieja naturaleza con sus vicios, y se han puesto el de la nueva naturaleza, que se va renovando en conocimiento a imagen de su Creador. En esta nueva naturaleza no hay griego ni judío, circunciso ni incircunciso, culto ni inculto, esclavo ni libre, sino que Cristo es todo y está en todos.



Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia, de modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes. Por encima de todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto.

Que gobierne en sus corazones la paz de Cristo, a la cual fueron llamados en un solo cuerpo. Y sean agradecidos. Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza: instrúyanse y aconséjense unos a otros con toda sabiduría; canten salmos, himnos y canciones espirituales a Dios, con gratitud de corazón. Y todo lo que hagan, de palabra o de obra, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él.

Ser una nueva creación en Cristo significa que has sido renovado. La "vieja persona pecadora" que alguna vez fuiste se ha ido como resultado de una completa renovación por medio de Cristo. En efecto, la palabra renovación puede ser definida como "Cambiar en algo nuevo y diferente, algo mejor."

Esto de verdad resume lo que renovación en Cristo quiere decir, que somos rehechos en algo mejor. Para algunos de nosotros, puede haber sido una lucha el remover nuestra vieja personalidad pecaminosa y renovar nuestras vidas totalmente. Más aún, todavía continúa siendo una lucha, pero tienes que saber esto: si te mantienes firme en tu relación con Dios, él va a continuar trabajando en tu vida con amor para renovarte y librarte de las manchas de pecado que pueden continuar molestándole.

Has un inventario de tu corazón ahora. ¿Está tu corazón donde necesita estar o necesita de la renovación de Dios? Pídele a Dios que renueve tu corazón y comprométete a que Él permanezca en el centro de tu vida y corazón.


Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva la firmeza de mi espíritu.
Salmos 51:10 NVI

Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida.

Proverbios 4:23 NVI

Recibe mis actualizaciones en tu correo

Derecho de reclamación

En este blog compartimos patrones y tutoriales que se difunden gratuitamente en internet, y son de propiedad de sus autores.
Mucho material compartido en este blog está tomado de www.liveinternet.ru y otras páginas similares y le pertenece a sus respectivos autores.
Si algo de lo compartido es de su propiedad y no debe estar aquí, avísame y con gusto será retirado. pasoapasodiy@yahoo.com