Oh, bien... continuemos

"Oh, Bien"... Una pequeña frase que Joyce Meyer dice que le ha hecho bien a su vida.
Al leer este fragmento del libro, comencé a reflexionar en todas aquellas veces que me enojo por pequeñas cosas que no salen como ha esperado, o por cosas que no se hacen como yo misma las haría, sobre todo en mi hogar. La verdad que es triste mirándolo desde afuera. La vida, aunque no parezca es corta, los días pasan y las personas que tenemos a nuestro lado envejecen con nosotros, y tal vez, existen otras personas con las que nunca más tendremos relación.

devocional cristiano de jóvenes


Siempre que me encuentro en una situación que no puedo hacer nada al respecto, he encontrado que una buena manera de llevar mi ansiedad al Señor es simplemente decir: "Oh, bien."

Desde hace un tiempo me propuse pasar por alto ciertas cosas que me molestaban o hacían enojar, siendo éstas "pequeñas diferencias" en la forma de hacer las cosas. Esto me permitió poder disfrutar más en el día a día de cada cosa.


Por ejemplo, Joyce relata que una mañana en que su esposo David derramó el jugo de naranja en el auto y ensució un poco su suéter, la primer reacción fue enojo, pero de inmediato recordó esas palabras. El esposo inmediatamente dijo, "Diablo, no me impresionas." Y entonces ella dijo: "Oh, bien." Así que ese problema se resolvió, y seguieron adelante con el resto del día.

Hay algunas cosas por las que simplemente no vale la pena molestarse, sin embargo muchas personas lo hacen. Lamentablemente una gran mayoría de cristianos están molestos, inquietos, y llenos de ansiedad la mayor parte del tiempo. No son las cosas grandes que llegan a ellos; son cosas pequeñas que no encajan con sus planes. En lugar de depositar su inquietud y sólo decir, "Oh, bien," siempre están tratando de hacer algo acerca de lo que no pueden hacer nada al respecto. En más de una ocasión esa simple frase "Oh, bien" me ha ayudado realmente a salir adelante.

Refrena tu enojo, abandona la ira; no te irrites, pues esto conduce al mal.
Sal 37:8 NVI

Porción del libro "New Day, New You" de Joyce Meyer.

agradecer a Dios, aliento, amor de Dios, ánimo, aprender, aprender de Jesús, ayuda de Dios, bendecir, Biblia, caminar con Dios, consejo, consejos bíblicos, consejos para la vida, Dios te da paz, escuchar a Dios, esperar en Dios, honrar a Dios, 

Recibe mis actualizaciones en tu correo

Derecho de reclamación

En este blog compartimos patrones y tutoriales que se difunden gratuitamente en internet, y son de propiedad de sus autores.
Mucho material compartido en este blog está tomado de www.liveinternet.ru y otras páginas similares y le pertenece a sus respectivos autores.
Si algo de lo compartido es de su propiedad y no debe estar aquí, avísame y con gusto será retirado. pasoapasodiy@yahoo.com